Quinny Buzz, opiniones de una mamá

Publicado en: Entrevistas, Inicio | 1

Hoy he coincidido con una mamá que hace tres años y medio compró un Quinny Buzz para su preciosa hijita y, pensareis que soy friki, pero me ha dado por entrevistarla. Que mejor complemento al análisis que realicé hace algunas entradas, que la opinión directa de una madre que lleva trasteándo este carrito todo ese tiempo (ahora ya con su segundo retoño). Bien, pues paso a transcribir la conversación que hemos tenido:

Yo: ¿Que otros cochecitos consideraste antes de comprar el quinny?

Mamá: No miramos muchos, pero recuerdo que también nos gustaba uno muy ligero,… ¿como se llamaba?

Yo: ¿el streety?

Mamá: Si, ese.

Yo: ¿y alguno más?

Mamá: Alguno más, pero no recuerdo los nombres.

Yo:  ¿Y que hizo que os decantarais por el quinny buzz?

Mamá: Principalmente el diseño y la estética del carrito. También nos gustó que parecía bastante robusto y adecuado para andar por superficies irregulares.

Yo: Y ahora después de casi cuatro años utilizándolo, ¿que nos puedes decir?

Mamá: Principalmente que es un cochecito muy cómodo para el niño.

Yo: ¿Os ha dado algún problema?

Mamá: Si, inicialmente compre la versión de tres ruedas y en cuanto la superficie por la que circulábamos era un poco lisa, la rueda delantera no giraba. Finalmente tuve que cambiar la rueda delantera por las dos ruedas que van separadas. Por otro lado, las ruedas traseras, ¡fatal!,  las tengo que hinchar cada poco tiempo porque se deshinchan constantemente.

Yo: ¿Y en la tienda que te han dicho?, ¿que es normal?

Mamá: Nada, todo el mundo me ha dicho que el servicio postventa de Quinny es horrible.

Yo: ¿Pero tu has hablado con el servicio postventa directamente?

Mamá: No, he ido a varias tiendas incluido donde me lo compré y todos coinciden en que el servicio postventa de Quinny es muy malo.

Yo: ¿Has llegado a cambiar las ruedas?

Mamá: Si, y siguen igual. Otro inconveniente que veo es el peso y que cuesta mucho plegarlo y levantarlo.

Yo: Entonces podemos resumir que lo mejor es que es cómodo para el niño.

Mamá: Y manejable, y que estéticamente es chulo.

Yo: ¿Recomendarías el Quinny Buz?

Mamá: No (bastante rotunda).

Yo: Osea, que no repetirías si tuvieras que comprarlo ahora.

Mamá: Supongo que habrán introducido mejoras, pero en principio no. Otro inconveniente que se me olvidaba es que no he encontrado una plataforma para hermanito adecuada para el Quinny Buzz.

Yo: ¿Alguna cosa más para acabar?

Mamá: Creo que no (risas)

Y esto ha sido mi primera entrevista a una propietaria experimentada de un carrito. En cuanto pueda pondré unas fotos del quinny buzz en cuestión, pero es que hoy estábamos sin niños.

Tened en cuenta que todo lo nos ha contado esta amable mamá hace referencia al modelo de hace cuatro años, espero que desde entonces lo hayan mejorado, por qué no lo ha dejado muy bien.

 

 

 

 

 

Un comentario

  1. Itziar
    | Responder

    Entiendo a esa madre como si fuera yo!
    Yo compré la Quinny Buzz 4, asi que el problema de las ruedas no lo he tenido.
    Reconozco que es muy comoda para el niño y el diseño me enamoró. Y que envejece muy bien, la calidad es muy buena, no se oxida ninguna parte, los tapizados están como nuevos… Pero es pesada, cuesta meterla y sacarla del coche y como dicen por aqui el servicio postventa fuera de la garantía es pésimo.
    Cuento mi experiencia en mi blog:

    http://mykitschworld.blogspot.com.es/2014/05/mala-leche.html

    Yo tampoco la recomedaría, de hecho no recomendaria un trio. Recomendaria un duo, silleta con plegado paraguas desde nacimiento con grupo 0 acoplable para usarlo los primeros meses como cochecito. De eso espero hablar pronto en el blog.

    Enhorabuena por el blog!

Dejar un comentario